lunes, 25 de mayo de 2015

10 excusas que las personas usan para no intentar aprender Jiu-Jitsu y cómo contrarrestarlas.



10 excusas que las personas usan para no intentar aprender Jiu-Jitsu y cómo contrarrestarlas.

Los beneficios del Jiu-Jitsu son numerosos: defensa personal, buen estado físico, salud, habilidades sociales, autoconfianza, bajo nivel de ego, camaradería, etc… Sin embargo, no todo el mundo ve y entiende estos beneficios.

Tengo una sólida experiencia en el área de las ventas, esto gracias a haber sido gerente de ventas de una empresa de bienes raíces y corredor de seguros. Cada vez que escuché una objeción de algún cliente, yo sencillamente sonreí y lograba contrarrestarlo con 7 pasos para poder llegar a un acuerdo. Este principio es el mismo que debes afrontar cuando se te presenta un ataque hacia el Jiu-Jitsu.

Paso 1 - Permanecer callado
Paso 2 - Recopilar información
Paso 3 - Comprueba tu entendimiento
Paso 4 - Averigua el estado de ánimo del comprador
Paso 5 - Maneja las objeciones del comprador
Paso 6 - Comprobar la satisfacción del cliente
Paso 7 - Hablar del precio que estás dispuesto a aceptar / Continúa las discusiones

En realidad, la mejor forma de demostrarle a alguien la eficacia del Jiu-Jitsu es usándolo en ellos, y no hay ejemplo más claro de esto que los Gracie.

Estas son algunas de las excusas más comunes que la gente usa para no aprender Jiu-Jitsu y cómo contrarrestarlas… ¡Usando Jiu-Jitsu!

1- “No necesito aprender Jiu-Jitsu; cargo una pistola/un cuchillo/una espada samurái.”

Una pistola es el arma definitiva. Aunque se puede decir lo mismo de tener un tanque. Pero ¿qué pasa si no tienes una pistola o algún otra arma en el momento exacto cuando estás siendo atacado? Los soldados aprenden combate mano a mano y los samuráis aprendieron Ju-Jitsu (el estilo tradicional japonés) en caso de que no tuvieran una espada con ellos. Siempre debes estar listo.

2- “Correr es la mejor tecnica de defensa personal.”

Esto es cierto, pero no siempre es una opción. ¿Qué pasa si estás con alguien más o con un niño? No puede simplemente correr y dejarlos abandonados. También podrías estar atrapado en una habitación con el atacante.

3- “Puedo aprender Jiu-Jitsu de YouTube”

Cierto, YouTube ofrece un montón de instrucción gratuita, pero no todo lo que hay en YouTube es válido. No todos los que suben información a YouTube tienen un alto nivel. Algunos suben técnicas fantasiosas que ni ellos mismos usarían al rodar. Lo ideal es tener un instructor experimentado para que te guíe. YouTube es bueno como complemento para tu entrenamiento pero nunca va a reemplazar una academia.

4- “Puedo obtener más desarrollo muscular gracias al Crossfit/Levantamiento de pesas/Correr.”

Eso depende de tus objetivos. Si tu meta es tener un cuerpo de playa o tener enormes músculos, entonces el gimnasio es tu mejor opción. Pero si tu objetivo es aprender a defenderte y realizar un buen entrenamiento, entonces escoge el Jiu-Jitsu. Siempre puedes hacerte a un costado para levantar pesas o para correr.

5. “Llevar a alguien al piso es la cosa más estúpida que puedes hacer en la calle.”
Derribar a una persona en la calle no siempre es aconsejable porque no puedes ver si hay más atacantes tras de ti. Hay muchas técnicas de Jiu-Jitsu que no requieren llevar al piso a tu oponente para finalizarlo (palancas y estrangulaciones desde la posición de pie, torsiones de muñeca, etc). El Jiu-Jitsu es útil en contra de oponentes más grandes y fuertes. Hay grandes posibilidades de que termines de espalda sobre el piso. ¿Y adivina qué? serás capaz de terminar la pelea usando tu Jiu-Jitsu.

6- “Algunas de las posiciones son demasiado ‘cercanas’ para mi comodidad.”

La primera vez que vi una clase de BJJ fue en 1999, vi a unos tipos sudorosos rodando en el piso uno sobre el otro en unas posiciones muy extrañas. Entonces pensé que no estaría cómodo en esas posiciones y decidí entrenar Muay Thai. Luego cuando volví al Jiu-Jitsu en el 2001, me di cuenta de que cuando alguien te está montando y trata de lastimar tu brazo, lo último que piensas es en lo raro de esa situación. Tú sólo piensas en sobrevivir y revertir la posición.

7- “Estoy demasiado viejo”

Nunca es muy tarde para empezar a entrenar. Mi instructor Jovan Zerjal tenía 39 cuando empezó en el Jiu-Jitsu, y siempre compitió contra gente de la mitad de su edad. Tengo 35 años y me siento de 18 gracias al Jiu-Jitsu. El múltiple campeón mundial de BJJ, Runes Cobrinha, empezó a entrenar a los 21 años, tiempo en que muchos campeones mundiales ya entrenaban desde su infancia.

8- “Tengo miedo de una lesión”

Puedes lesionarte haciendo cualquier cosa. He entrenado BJJ por 14 años y nunca me he quebrado un hueso. Mi suegro se rompió la pierna esquiando y luego otra vez al caer por las escaleras. Puedes hacer Jiu-Jitsu y tu vida estará relativamente segura. Otros artes de grappling como el Judo o la lucha son mucho más duras con el cuerpo.

9- “Primero necesito estar en forma”

¡Qué mejor manera de estar en forma! Si quieres estar en forma para el Jiu-Jitsu, debes hacer Jiu-Jitsu. Nada va a ponerte en mejor forma para el Jiu-Jitsu que rodar.

10- “El Jiu-Jitsu es inútil frente a múltiples atacantes”

Ningún arte marcial es a prueba de balas. Incluso si entrenas para múltiples atacantes, nunca vas a saber que va a pasar en la calle. Cualquier arte marcial que haga gala de prepararte para múltiples atacantes es mentira. El Jiu-Jitsu es una sólida arte marcial para la defensa personal pero necesitas un instructor que sepa como encaminarte por ese objetivo.

“Es muy costoso y tengo cuentas que pagar”

Esto no cuenta como parte de las excusas por la siguiente razón, cuando trabajaba en bienes raíces la única objeción que no podía vencer era la del dinero. Si el chico no podía permitirse un apartamento de 300,000 (no recibía financiamiento del banco, etc) entonces no esperaba que pudiéramos cerrar el trato. En el caso del BJJ, todo se trata de las prioridades. Tienes que esperar que el chico se desprenda de 100 dólares al mes para poder entrenar.

Muchas de las personas están demasiado avergonzadas para admitir que no pueden permitírselo. Es por eso que debes averiguar la razón de que no quieran entrenar.

Una buena manera de saber si el dinero es un problema es diciendo que el precio del entrenamiento por mes es de $1 ‘¿Quieres tomar las clases?.’ Si ellos responden que sí, entonces ahora sabemos que el dinero es el problema.

La solución sería ofrecerles un mes gratis y luego dependiendo de cómo se sienta, hablarán de los números.

Traducido de: bjjee.com