jueves, 28 de mayo de 2015

7 razones por las que deberías entrenar Gi y No-Gi


Por años, el argumento de si deberías entrenar Gi o No-Gi ha plagado la mente de muchos practicantes de Brazilian Jiu-Jitsu.

Sin embargo, muchos campeones mundiales creen que decidir entre una u otra opción es un factor irrelevante en el entrenamiento del BJJ. De hecho, uno de los más condecorados competidores de Gi y No-Gi, Marcelo Garcia, entrena en ambas modalidades.

Marcelo Garcia: “Yo entreno cada día con Gi, y una vez a la semana hago No-Gi. Un atleta que quiera ser bueno en No-Gi, también debe entrenar con el Gi.

El múltiple campeón mundial lo confirma, debes entrenar en ambas modalidades con el fin de ser un mejor grappler.

1- Debes aprender a cómo aplicar una fuerte presión (No-Gi).

Todos los practicantes de BJJ conocen la importancia de poner presión en el oponente todo el tiempo. Ya sea para obtener una posición más ventajosa, pasar la guardia o incluso intentar una sumisión, la presión debe ser aplicada todo el tiempo para asegurar tu siguiente movimiento.

De acuerdo con el campeón mundial de BJJ y súper estrella del ONE Championship, Herbert Burns, en No-Gi al no tener material del cual agarrarse, te vuelves más consciente de la anatomía de tu oponente y reaccionarás mejor ante las situaciones que se te presenten. La presión se vuelve un factor más importante porque necesitas saber donde debes poner tu peso para lograr la ventaja en el combate.

Esto se puede traducir al ámbito del Gi, en donde también se usa la presión para controlar al oponente todo el tiempo con la ventaja de tener una solapa, una manga, o un pantalón para poder inmovilizar a tu oponente.

2- Desarrollas reflejos rápidos (No-Gi).

Todos los artistas marciales conocen el valor de efectuar una técnica con buenos reflejos. Trabajamos en un movimiento con el objetivo de ejecutarlo de forma fluida durante un sparring o incluso en un entrenamiento. Saber que perfeccionaste una técnica te da la confianza para lograrla cada vez que quieras y si dudarlo.

Con la explosividad del No-Gi, no tendrás otra alternativa más que reaccionar rápido a lo que sea que tu oponente escoja hacer. No hay tiempo para esperar y pensar cuál será tu próximo movimiento, se convierte en un instinto. Esto también abre tu juego de Gi a muchas posibilidades gracias al grupo de técnicas que ejecutas instintivamente.

3- Desarrollas buenos agarres (Gi).

Tener buenos agarres es una de las consignas máximas de los practicantes de BJJ, independientemente de si entrenan con Gi o si prefieren el No-Gi. Los agarres se usan para controlar oponentes y estabilizar posiciones, y determinan si serás apto para ganar un combate.

Cuando entrenamos con Gi, desarrollamos fuertes agarres gracias a las acciones de halar y fijar la solapa, las mangas o el pantalón del rival. Si bien no hay material en el No-Gi para halar o fijar, los agarres siguen siendo necesarios para controlar diferentes articulaciones. Los agarres fuertes que desarrollamos gracias al entrenamiento con Gi, sin duda sumarán poder a tus agarres para el No-Gi.

4- Tendrás excelentes escapes (Gi).

Ser capaz de escapar de una sumisión en una mala posición es una habilidad en sí misma. No hay duda de que si eres bueno con los escapes, tendrás más confianza al momento de atacar y contrarrestar, porque recuperar el control y la posición no son un problema para ti.

La fricción del Gi hace que escapar sea más difícil. Desde cualquier punto, tu rival puede controlarte para evitar que consigas una buena posición. Esto ayuda a que mejores tus escapes en No-Gi, porque estás acostumbrado a que alguien agarre tu Gi con toda su fuerza, así que deslizarte a un escape no debería ser un problema.

5- Vas a tener un conocimiento más profundo de las técnicas del BJJ (Gi).

El juego del ajedrez humano va a ser más fácil si tienes conocimiento de un gran arsenal de técnicas. Estar un paso más adelante sólo es posible si sabes que va a hacer tu oponente a continuación.

Según el campeón mundial de BJJ No-Gi, Bruno Pucci, entrenar con el Gi lo ayudó a refinar sus habilidades técnicas. De hecho, él cree que con el fin de desarrollar una sólida base de técnicas de BJJ, primero debes entrenar en la modalidad de Gi. Con el buen número de técnicas que aprendas del BJJ basado en el uso del Gi, no hay dudas de que después será más fácil la transición al No-Gi.

6- Estarás preparado para cualquier escenario de defensa personal.

Aunque el BJJ te enseñe a defenderte de un atacante, son muy pocas las probabilidades de que este use un Gi. Dicho esto, puedes usar las habilidades aprendidas en tu entrenamiento con el Gi, en caso de que tu atacante use una camiseta o un abrigo.

La paciencia y el control que obtuviste entrenando con Gi, te ayudará a mantenerte calmado y ser capaz de pensar que movimiento usar en una situación peligrosa. El poder explosivo y la presión aprendida del No-Gi, sin duda también va a ayudar.

7- Tendrás el juego de derribes más balanceado para el BJJ.

Los derribos determinan quién va a terminar en la posición dominante por el resto del combate. Cuando entrenamos con el Gi, son muchos los practicantes que prefieren los derribes de Judo, los cuales requieren un agarre que controle la manga y la solapa. En No-Gi, los derribos de Lucha son más comunes, confiando en la explosividad y la presión para sacar de balance a tu oponente.

El hecho de conocer sobre diferentes tipos de derribos te va a dar ventaja, sin importar si entrenas Gi o No-Gi. De hecho, los derribes de Judo y Lucha pueden ser intercambiados y usados en No-Gi y Gi.

En lugar de sólo escoger una alternativa, ¿Por qué no hacer las dos? Como puedes ver, ambos estilos se complementan y son necesarios para poder mejorar como grappler. Recuerda, al final sólo tú decides si quieres impedirte ser un grappler completo. ¿Por qué no desatar todo tu potencial y empezar a entrenar hoy en ambos estilos?

Traducido de: evolve-mma.com