miércoles, 28 de diciembre de 2016

Velásquez: "Mi equipo y yo hicimos todo que estaba dentro de nuestro control para poder estar en UFC 207"


El ex-campeón de peso completo, Caín Velásquez, publicó vía Facebook, un texto (en español e inglés), en donde habla de las circunstancias que lo llevaron a quedar fuera de la revancha con Fabrício Werdum en el UFC 207, evento que tendrá lugar el próximo 30 de Diciembre y que será estelarizado por el muy esperado combate entre Amanda Nunes y Ronda Rousey.

En ese comunicado, Caín acepta que fue demasiado transparente en la entrevista en donde informó de la cirugía que le practicarán pocos días después del ufc 207. Velásquez asegura que algunas semanas luego de su cirugía, estará listo para regresar al Octágono:

Caín Velásquez: “A mis aficionados, familia y amigos,

Como se lo pueden imaginar, las adversidades de los últimos días han sido difíciles. Sin embargo, durante toda mi carrera ustedes han sido testigos del hecho de que siempre he sido transparente y esto no será una excepción.
Primero permítanme decirles que nadie está más decepcionado por no participar en UFC 207 que yo. Pelear es lo que me gusta hacer. Desafortunadamente, circunstancias fuera de mi control son las que no me permiten entrar al Octágono y a continuación les indico los hechos.

• El 21 de diciembre le ofrecí una entrevista a Brett Okamoto de ESPN en la cual indiqué que he estado padeciendo de dolor en mi espalda relacionado al nervio ciático. También indiqué que el dolor lo he estado controlando con aceite Cannabidiol. También me habían suministrado unas inyecciones de cortisona que me permitían entrenar al máximo sin riesgo de causar más daño estructural a mi espalda. Esta lesiona y dolor es la misma por la cual me intervinieron quirúrgicamente a principios de año. El dolor simplemente regresó a raíz de la naturaleza del entrenamiento de AMM y volveré a operarme el 4 de enero. Sin embargo, este dolor no iba prevenir que yo peleara ya que mi doctor me aseguró que el pelear en UFC 207 no resultaría en aun más daño.
• La entrevista alertó a la Comisión Atlética del Estado de Nevada (NSAC) y ellos me contactaron el 22 de diciembre pidiendo rayos X. De manera muy rápida les mandamos los rayos X aun cuando mi doctor indicó que estos no revelarían indicio de mi lesión.
• El 23 de diciembre la NSAC pidió que me hiciera otro examen físico con mi doctor personal y que tuviéramos una llamada de conferencia en la que participan mi doctor, la NSAC y yo. Mi doctor tuvo la cortesía de separarse de su familia y llegó a San Francisco para el examen y la llamada.
• El 24 de diciembre la llamada de conferencia se condujo y mi doctor comunicó a la NSAC que mi CT scan, MRI y rayos X indicaban que yo sí estaba en condiciones de pelear y que no anticipaba lesión adicional. En este momento la NSAC nos pidió toda la documentación de estos exámenes y obviamente estuvimos de acuerdo en proveerlos.
• Dentro de diez minutos de la llamada, de manera casual, abrí Twitter y leí que yo ya no estaba en la cartelera de UFC 207. Esto sucedió sin que la NSAC hubiera tenido la oportunidad de revisar la documentación que menciono.
• Aproximadamente una hora después recibí una llamada de la NSAC en la que confirmaron que me rechazaban la licencia para pelear y se disculparon por el hecho de que la noticia se hizo pública antes de haberme contactado.
• El 25 de diciembre mi equipo y yo pedimos una junta de emergencia en acorde a NAC 467.022 ya que pensábamos que la comisión tomó una decisión sin tener conocimiento de todos los hechos médicos.
• El 26 de diciembre mi equipo mandó mi CT scan, MRI y rayos X y hasta videos de mi entrenamiento a la NSAC para revisión. También yo ofrecí personalmente ir a Las Vegas para someterme a una revisión médica y más exámenes con los doctores que la NSAC escogiera. No fuimos contactados hasta el 27 de diciembre y fue entonces que me dijeron que confirmaban su decisión original y que sentían que yo estaría en desventaja al competir en UFC 207.

Como podrán ver, pienso rotundamente que mi equipo y yo hicimos todo que estaba dentro de nuestro control para yo poder estar en UFC 207. Finalmente quiero decir que quizás fui demasiado transparente en mi entrevista, pero así soy yo y no pienso editar mis palabras, aun más cuando mis doctores y yo sabemos que estoy listo para pelear. Yo siempre seré el primero en decir cuando no puedo pelear por una lesión porque mi salud es mi primera prioridad. Permítanme ser claro, el entrenamiento para AMM es muy ardua y todos los peleadores entramos al Octágono con dolores y hasta exhaustos. Así es este negocio.

A este punto no hay nada que se pueda hacer, pero siento que es importante mencionar que aún estando en desacuerdo con su decisión, la NSAC se ha portado de manera muy profesional conmigo durante este proceso y también sacrificaron tiempo con sus familias durante la época Navideña para lidiar con esta desafortunada situación y por eso le quiero dar la gracias a Bob y su equipo. También les quiero decir que en pocas semanas después de mi cirugía estaré tan listo como siempre para volver a buscar mi cinturón.

Gracias
Cain”