sábado, 28 de enero de 2017

Peña dice que Rousey amenazó a sus compañeras de entrenamiento con demandarlas por 1 millón de dólares


La peleadora de peso gallo del UFC, Julianna Peña, reveló en una reciente entrega del podcast ‘UFC Unfiltered’, que Ronda Rousey no permitió que sus compañeras de entrenamiento le hicieran demasiado daño ni hablaran acerca de los detalles de los sparring previos a la pelea con Amanda Nunes en el UFC 207, porque si lo hacían, entonces serían demandadas por 1 millón de dólares. De hecho, Raquel Pennington fue una de las compañeras de sparring de Rousey para el combate con Nunes y dio a conocer que no iba a hablar de la preparación de ‘Rowdy’ porque había tenido que firmar un acuerdo para no hacerlo (vía MMAMania):

Julianna Peña: “Intento bromear acerca de Holly (Holm) pero tengo que darle el crédito por ser capaz de implementar ese plan de juego ante Ronda, el cual se trató de mantenerla a la distancia y conectarla en la cara porque a ella no le gusta eso, y (Ronda) no permitió que la golpearan en los sparrings. Estas chicas tenían que firmar esas exenciones que decían, ‘Nunca golpearemos a Ronda, y nunca vamos a hablar de esta clase de entrenamiento‘, y cosas como esas. (Rousey) no está tomando el riesgo de ser legítimamente golpeada en la cara durante el campamento de entrenamiento, así que ella no sabe cómo se siente eso.”

“Es una superestrella y no quieren verla recibiendo daño. Así que cuando las chicas se ponían muy fuertes con ella, o cuando iban hacia adelante y empezaban a lastimarla, entonces les decían, ‘Hey, apártate. (Debes) detenerte. No la golpees tan fuerte. Luego firma esta exención, dirás que nunca estuviste aquí y que nunca la golpeaste. Nunca hables de lo bien que te fue porque tienes que firmar sobre la línea punteada o te demandaremos por un millón de dólares.’