viernes, 7 de julio de 2017

5 cosas que las Artes Marciales te enseñan acerca de ti mismo


Pregúntale a cualquier artista marcial, te vas a enterar de que su entrenamiento lo/la ha ayudado a comprenderse más a sí mismo/misma. Después de todo, las artes marciales son mucho más que sólo aprender a defenderte. De hecho, te ayudan a aprender más sobre ti mismo al revelar algunas cosas, y más importante, hacen que te aceptes a pesar de tus defectos y debilidades.

Ya sea que te hayas dado cuenta o no, algunas lecciones pueden ser aprendidas dentro de los muros de un gimnasio. Hoy compartimos con ustedes 5 cosas que las Artes Marciales te enseñan acerca de ti mismo:

1) La mente se rinde antes que el cuerpo




Todos lo hemos sentido. Ese momento cuando estás al borde de tirar la toalla - tal vez cinco minutos antes de que la clase finalice, o a mitad del más intenso entrenamiento. Al principio, es posible que te hayas rendido y después te sentiste terrible.

Pero luego, conforme pasó el tiempo, probablemente te diste cuenta de que puedes seguir, especialmente cuando fijas tu mente en ello. Tu cuerpo es lo suficientemente fuerte para continuar, siempre y cuando tu mente lo presione.

2) Nunca estás completamente en lo correcto o totalmente equivocado, nadie lo está



Al igual que casi todo en la vida, existen varias maneras de lograr cosas similares en las artes marciales. Por eso es que hay distintas variaciones de una técnica, las cuales llevan al mismo resultado. Por lo tanto, nunca vas a estar en lo correcto o equivocado al 100% sólo por usar la variante de una técnica o cambiar un poco la combinación.

A medida que progresas en tu viaje por las artes marciales, entenderás que todos tienen su propio modo de alcanzar metas - como resultado, te harás más receptivo a nuevas maneras de realizar las cosas, ya sea dentro o fuera del tatami.

3) No eres tan rudo como crees



Sé honesto, probablemente te sentiste muy rudo la primer vez que usaste unos guantes de boxeo o un gi. No todos los que entran al gimnasio terminan comprometiéndose con las artes marciales. A medida que adquieres más técnicas y aprendes a defenderte, tu confianza crecerá a pasos agigantados.

Dicho esto, también te vas a encontrar en situaciones en donde otros te superarán - incluso cuando te sientes superior. El tema es que nadie es invencible. Así que siempre ayuda ser humilde y aprender de todo aquel con quien entrenas.

4) No eres tan rudo como crees, pero tampoco eres tan frágil



Cuando aprendemos que somos vulnerables y entendemos nuestras debilidades a un nivel más profundo, también comprendemos que podemos transformarlas en fortalezas. Lo importante es no darse por vencido cuando las cosas se pongan difíciles. A medida que superamos obstáculos, también nos hacemos más fuertes y nos percatamos de que podemos lidiar con la mayoría de cosas en las que nos enfocamos.

Además de eso, presionar tus límites y romper récords personales te va a demostrar lo fuerte que eres, y te darás cuenta de que puedes lograr grandes cosas cuando crees en ti mismo.

5) Tienes lo necesario para ser mejor de lo que eras ayer




A veces puedes toparte con un obstáculo y sentirte frustrado. Quizás te falte inspiración y también te sientas desmotivado. Después de todo, quizás no estés llegando a ninguna parte, o estés consiguiendo los logros en los que has trabajado tan duro. Pero este es el tema, todos se estancan en algún momento, es normal que suceda de vez en cuando. Lo importante es que intentes solucionarlo, y por supuesto, nunca rendirse.

Ya sea que te des cuenta o no, cada pequeña decisión y acción cuenta. Así que mientras te esfuerces por ser 1% mejor que ayer, y que lo hagas a diario, entonces irás por buen camino para convertirte en lo que quieras ser.

Nota de: Evolve-MMA.com