miércoles, 13 de diciembre de 2017

Los 10 momentos más controversiales de Conor McGregor


La personalidad del Campeón de Peso Ligero del UFC, Conor McGregor, ha jugado un papel principal ayudándolo a alcanzar la fama y la fortuna en una escala nunca antes vista en las MMA, pero también lo ha llevado a tener puntos de conflicto álgidos durante su periodo de cinco años en el UFC.


En este artículo vamos a recordar los 10 momentos más controversiales de Conor McGregor, y en el proceso quedará demostrado que posee el perfecto apodo para un peleador, ‘The Notorious’, teniendo en cuenta que cada día que pasa el irlandés es más famoso.



10. Insultos homofóbicos en Polonia

McGregor se presentó al UFC Fight Night 118 en Gdansk para alentar a su compañero de equipo, Artem Lobov, en Octubre de este año, y pronto estuvo protagonizando titulares por razones equivocadas.

El Campeón de Peso Ligero se hizo notar durante la pelea de Lobov con Andre Fili, dando vueltas alrededor del Octágono y gritando instrucciones a su compañero de equipo. Conor causó tanta conmoción que el referee John Goddard tomó la decisión sin precedentes de detener momentáneamente el combate, y le ordenó al irlandés regresar a su asiento.

McGregor obedeció, pero tras bastidores una vez terminada la pelea, las cámaras grabaron a Conor llamando “marica” a Fili mientras intentaba consolar al derrotado Lobov - un insulto que pronto se volvió viral en medio de acusaciones de homofobia.

Coincidencia o no, las apariciones de McGregor en los medios para promover su nuevo documental ‘Notorious’, se redujeron considerablemente tras el incidente, aunque unos días después emitió una disculpa pública en el ‘The Late, Late Show’:

“Soy humano, me equivoco, digo cosas estúpidas cada maldito día. Todo lo que puedo hacer es admitir que cometí un error y disculparme si alguien resultó ofendido”.



9. El vídeo filtrado del sparring con Chris Van Heerden

Aunque el vídeo filtrado por McGregor de su sparring con Paulie Malignaggi generó más titulares, eso fue similar a una controversial situación que sucedió el año pasado con el ex-campeón de Boxeo, Chris Van Heerden.

En ese momento McGregor buscaba trabajar en su Boxeo para la revancha con Nate Diaz, y por eso Van Heerden - quien es ex-campeón de peso wélter de la IBO - aceptó hacer sparring con el irlandés en Los Ángeles, creyendo que los sparrings sólo serían vistos por ellos.

Sin embargo, poco después, TMZ y ‘The Mac Life’ mostraron unos highlights editados en donde McGregor parecía ser superior, imágenes que fueron publicadas sin el permiso de Van Heerden.

Furioso por esa situación, Van Heerden renunció al gimnasio Box N Burn y tomó represalias publicando un vídeo más prolongado y sin editar del sparring con Conor, y allí se mostró un punto de vista distinto de la manera en que habían transcurrido las sesiones de entrenamiento.



8. Agarrando el cinturón de José Aldo

Las tensiones se mantuvieron altas durante el Tour Mundial de McGregor y José Aldo en 2015, pero las cosas estuvieron a punto de salirse de control frente a la enardecida multitud de Dublín.

McGregor ya había creado bastante revuelo en los días previos, al declarar durante una escala en Río de Janeiro, que "si esta fuera una época diferente, invadiría su favela a lomo de caballo, y que mataría a cualquiera que no estuviera en condiciones de trabajar”.

Aldo intentó contraatacar en Dublín, y en medio de los fans hostiles declaró, “Soy el rey de Dublín”.

Eso provocó la respuesta inmediata de McGregor, “Estás viendo al rey de Dublín”, mientras se inclinaba hacia atrás y dejaba sus pies sobre la mesa.

McGregor se puso de pie, se acercó al lado de la mesa de Aldo y agarró el cinturón del brasilero, después procedió a levantarlo sobre su cabeza de manera desafiante.

Los fanáticos gritaban encantados, Aldo reaccionó furiosamente e intentó alcanzar a Conor, por lo que fue retenido por Dana White, pero el irlandés continuaba riendo y gritando, “¿Qué vas a hacer?”.

Este nivel de guerra mental nunca había sido visto en el UFC, y para McGregor ciertamente valió la pena porque meses después noqueó a Aldo en tan solo 13 segundos.



7. Acusaciones de racismo en el tour mundial para el combate con Mayweather

Durante el tour mundial de Floyd Mayweather vs. Conor McGregor, tanto fans como los medios prestaron atención a cada palabra pronunciada por los dos peleadores, y en ese ambiente de presión ambos combatientes hicieron comentarios controversiales que más tarde lamentarían.

Durante la primera parada de la gira en Los Ángeles, Mayweather empezó a hacer un poco de Boxeo de sombra durante su discurso, y en ese punto McGregor hizo mofa de él diciendo, “Chico, baila para mí”.

Aquellas palabras lanzadas sin pensar provocaron reacciones ya que en Estados Unidos, esa frase tiene matices raciales.

Siendo originario de Irlanda, McGregor no estaba al tanto de esto, pero se metió en un problema aún más grande un par de días después en Nueva York cuando intentó desmentir la idea de que él era racista.

“Soy negro de la cintura para abajo”, declaró McGregor en Brooklyn ante una multitud que permaneció en silencio mientras el irlandés doblaba la apuesta al mover la cadera asegurando que ese era “un obsequio para mis hermosas fans negras”.

Posteriormente, McGregor expresó que lamentaba que su intento por restarle importancia a la situación, sólo haya intensificado aún más las acusaciones de racismo en su contra.



6. Su ausencia en la conferencia de prensa previa al UFC 200>

Conor McGregor causó controversia en el verano de 2016 cuando se negó a presentarse a la conferencia de prensa previa al UFC 200 para promover su pelea principal con Nate Diaz, asegurando que era demasiada distracción tener que volar desde Europa en medio de un campamento de entrenamiento.

Eso llevó a una batalla de voluntades entre McGregor y el presidente del UFC, Dana White, quien se mantuvo firme respecto a que la presencia del irlandés en la conferencia era obligatoria.

McGregor no se presentó al evento con los medios, y Dana White declaró que la pelea con Diaz había sido retirada del UFC 200.

Conor no tardó en responder por redes sociales, “He decidido retirarme joven. Gracias por todo. Nos vemos luego”.

White se negó a retroceder con su decisión, por lo cual el UFC 200 no estuvo a la altura de toda la promoción que se le había hecho. Aunque McGregor dejó de lado su plan de pasar al retiro, y acordó que la revancha con Nate se realizaría un mes después en el UFC 202, en lo que fue una cartelera que quebró todos los récords de PPV.



5. Cuando se fue lanza en ristre contra un ejecutivo de Showtime Sports

McGregor dejó a todos boquiabiertos cuando se atrevió a insultar al mandamás de Showtime Sports, Stephen Espinoza, en vivo y durante la parada en Toronto del tour mundial para el encuentro de Boxeo con Mayweather.

Todos esperaban que McGregor lanzara sus comentarios en contra de Floyd, y eso fue exactamente lo que hizo, pero el irlandés aún estaba molesto porque le cortaron el micrófono el día anterior en Los Ángeles, y se salió del libreto al dejar claro que el responsable de lo sucedido en L.A. fue Espinoza.

“Y ya que estamos en ello, a la mierda con Showtime, pequeña rata. Mírate pequeña rata. Lo puedo ver en tus ojos, eres una jodida perra. ¿Cortar mi micrófono? ¿Cortar al campeón, cortar el micrófono del campeón? Claro que no. Tú pequeña rata (señalando a Espinoza), y tú pequeña perra (señalando a Mayweather)”.

Este fue un comportamiento sin precedentes, pero con tanto dinero moviéndose por esta pelea, McGregor era indetenible y él mismo lo sabía, Espinoza también lo sabía, y por eso el vicepresidente de Showtime permaneció en silencio a pesar de todas las humillaciones pronunciadas por Conor durante el resto del tour.



4. El knockdown del sparring con Paulie Malignaggi

Cuando el ex-campeón de Boxeo, Paulie Malignaggi, aceptó ser compañero de sparring de Conor McGregor antes del debut del irlandés en el Boxeo ante Floyd Mayweather, eso atrajo un montón de atención debido a que varios meses atrás, ambos se enfrascaron en una rivalidad porque Malignaggi dijo que podía vencer a Conor “con una mano atada a mi espalda”.

Era de esperarse que la solicitud de McGregor para hacer sparring con Malignaggi no fuera amistosa, y el Campeón de Peso Ligero del UFC les dijo a los reporteros, “Tendremos que tocar (a su puerta), y él deberá responder por lo que ha estado diciendo”.

Generalmente, las sesiones de sparring intensas se mantienen en privado, pero no fue así luego de su primer encuentro, ya que McGregor publicó una foto de él en el ring con las manos ocultas tras su espalda provocando a Malignaggi, y luego otra imagen del irlandés conectando una mano en el rostro del boxeador retirado.

Malignaggi fue tomado por sorpresa por la filtración, aunque él también había hablado públicamente con los medios sobre dicho sparring.

Otro sparring tuvo lugar una semana después, y esta vez Dana White y Lorenzo Fertitta estaban al lado del ring para ver ese fascinante espectáculo.

Malignaggi sugirió que esta vez había hecho exigir a McGregor, pero eso fue contradicho por una foto en la que se veía a Paulie en la lona, además de un vídeo corto en donde se ve a Conor superándolo.

Para Malignaggi esa fue la gota que colmó el vaso, así que renunció al campamento de McGregor y desde entonces ha asegurado en repetidas ocasiones que el Campeón del UFC no lo superó, a pesar de que otras personas que estuvieron presentes afirman lo contrario.



3. El incidente de las botellas con los hermanos Diaz

La revancha del UFC 202 entre Conor McGregor y Nate Diaz iba a estar llena de fuegos artificiales, y estos atletas empezaron la contienda antes de pisar el Octágono.

En la conferencia de prensa en Las Vegas previa al evento, las tensiones estaban altas y en un momento Diaz decidió que estaba harto, se retiró del escenario y regresó con todo su séquito

Ambos atletas empezaron a intercambiar insultos y McGregor gritaba, “Vete de aquí”, y, “Cierra la jodida boca, no harás nada”.

Diaz y su grupo - el cual incluía a su hermano mayor Nick, y otros peleadores como Jake Shields y Gilbert Mélendez - no se tomaron muy bien las palabras del irlandés, y desde su posición más elevada en el balcón lanzaron botellas de agua en contra de Conor.

McGregor reaccionó de la misma manera mientras ignoraba las peticiones de Dana White para que se detuviera, y agarró latas de Monster Energy drink y las arrojó hacia Nate y su equipo.

Tanto McGregor como Diaz fueron multados y sentenciados a servicio comunitario por el inadecuado comportamiento que mostraron ese día, incluso un guardia de seguridad intentó demandar a Conor alegando que ‘The Notorious’ lo había golpeado con una de las latas.



2. El rumor de la agresión de McGregor en un pub de Dublín

McGregor quizá es aclamado como el rey de la ciudad de Dublín, pero pareciera que ese título se le subió a la cabeza cuando presuntamente inició una pelea en un bar de la ciudad el mes pasado.

Varios medios de comunicación reportaron que por razones que aún se desconocen, McGregor entró al pub Black Forge en el área de Crumlin y procedió a agredir a un joven, luego golpeó dos veces a un hombre de 50 años quien intentó intervenir.

Posteriormente se dio a conocer que el hombre más veterano al que atacó McGregor, era pariente de uno de los delincuentes más notorios de la ciudad, un traficante de drogas convicto con el nombre de Gary ‘The Wig’ Whelan, quien supuestamente es un integrante de alto perfil de la infame pandilla Kinahan.

Había serias preocupaciones de que Conor ahora estaría en peligro, y el propio padre del Campeón del UFC habló en los medios en un intento por restarle importancia a los rumores.

Mientras tanto, McGregor se mantiene desafiante y cuando los reporteros le preguntaron por la situación, él respondió, “Vengan por mí”, mientras salía de la corte con su equipo de seguridad después de declararse culpable de un cargo por exceso de velocidad a finales del mes pasado.



1. Agresión a oficiales durante el Bellator 187

Las excentricidades de McGregor llegaron a su punto más alto en este 2017, y eso fue evidente cuando la estrella del UFC corrió enloquecidamente en el Bellator 187 del pasado 10 de Noviembre.

‘The Notorious’ estuvo en el evento para vitorear por su compañero de equipo Charlie Ward, y cuando éste ganó con un KO sobre John Redmond, McGregor saltó a la jaula para celebrar con Ward.

Pero el referee Marc Goddard todavía no había dado por terminada la pelea, así que le ordenó a Conor salir, el irlandés se molestó y empujó Goddard.

El aún agitado McGregor fue acorralado para ser sacado, pero Conor volvió a saltar a la jaula y le dio una bofetada al oficial de Bellator, Mike Johnson, quien intentó intervenir.

McGregor luego utilizó las redes sociales para disculparse, “Siempre he aprendido de mis errores, y esta vez no será diferente”.

Dana White ha declarado que las negociaciones para que McGregor peleara a fin de año en el UFC 219 fueron archivadas debido al incidente, mientras está pendiente si habrá repercusiones ya que algunas autoridades piden que Conor sea vetado.

Nota original de lowkickmma.com

Recuerda que puedes compartir y visitar la publicidad del blog.;)